lunes, 26 de mayo de 2014

Reseña: La Tierra Larga

La tierra largaLa Tierra Larga
TÍTULO ORIGINAL: The Long Earth
AUTORES: Terry Pratchett y Stephen Baxter
TRADUCCIÓN: Gabriel Dols Gallardo 
EDITORIAL: Fantascy 
NÚM. PÁGINAS: 460
PRECIO: 16,90€
SAGA: -
ISBN: 9788415831112

Otros mundos nos esperan. Basta con dar un pequeño paso...
1916. El soldado Percy Blakeney recibe el impacto de un obús en una trinchera francesa. Despertará envuelto por el canto de los pájaros en un entorno pacífico, donde han desaparecido el barro y la metralla de la guerra.
2015: la ciudad de Madison, Virginia, en Estados Unidos. La agente de policía Monica Jansson investiga el incendio en la casa de un extravagante científico que ha desparecido sin dejar rastro. Algunos lo tildan de loco, otros lo consideran muy peligroso. Entre los escombros, Monica descubre un curioso mecanismo compuesto de una caja, una serie de cables... y una patata. Se trata del prototipo de un invento que cambiará para siempre nuestra manera de ver el mundo.


OPINIÓN

Tengo que empezar diciendo que esperaba algo bueno de esta novela, sin duda. Pero el resultado ha sido más satisfactorio de lo que pensaba, ya que La Tierra Larga ha sabido sorprenderme con un planteamiento más original y científico, de lo que cabía esperar.

Antes de exponer mi opinión, contestad a una sencilla pregunta. ¿Qué pensaríais si de repente dispusiéramos de millones de mundos, copias o ecos de una Tierra que podría haber sido? ¿Qué haríais? Porque a mí me resultaría simplemente espeluznante y emocionante al mismo tiempo.

Pues ésa es la situación que nos plantea La Tierra Larga. Desde hace unos pocos años, los seres humanos disponen de un dispositivo cuyo núcleo es una patata, que les permite cruzar de un mundo a otro. Aunque en realidad hay personas que son capaces de cruzar sin dicho aparato, entre ellos Joshua, nuestro protagonista, quien, junto a un misterioso personaje conocido como Lobsang, se embarca en una expedición a través de los mundos, para desentrañar los misterios de la Tierra Larga.

La idea me ha parecido simplemente brillante y original, jamás se me habría ocurrido pensar en infinidad de mundos, todos ellos resultado del pensamiento “y si en vez de esto, ¿hubiera ocurrido esto otro?”. Porque eso es lo que son todas las Tierras que visitan Joshua y Lobsang, las posibilidades infinitas de los diferentes resultados que se habrían obtenido si sólo hubiera cambiado un hecho aparentemente insignificante, como que no hubiera caído el meteorito más famoso de toda la historia terrestre, por ejemplo. Pero además está el asunto de los humanoides y otras criaturas, similares a los humanos y familiares, que aparecen. Sólo estamos aquí “de casualidad”, somos un resultado posible más, pero no único. Inevitable en el sentido de que todo lo que sucedió antes, cómo se desenvolvieron nuestros antepasados y lo que se desarrolló a continuación, dio lugar a lo que somos ahora. Y realmente no somos tan importantes, ni siquiera imprescindibles.

Pero por otro lado, me ha parecido que refleja otros aspectos importantes de la humanidad. Da igual lo que suceda, que siempre cometeremos los mismos errores. El odio, por desgracia, parece guiar muchas de las acciones que llevamos a cabo, sobre todo hacia aquello que es diferente, que nos da miedo, o que simplemente envidiamos. Creo que es una lección que nunca aprenderemos, y que queda muy bien reflejada en la novela. Todos aquellos que no tienen la capacidad, ni siquiera con ayuda de un dispositivo, de cruzar a través de los mundos, descargan su ignorancia y odio hacia los que sí. Evidentemente, en el libro se muestra en un caso disparatado, pero nada más próximo a la realidad.

Además, el concepto de huella ecológica se repetía en mi mente una y otra vez. Porque, con una infinidad de planetas, ricos en recursos naturales y espacio, parece que la humanidad ha visto resuelto el problema que nos lleva asfixiando durante tanto tiempo: la imposibilidad de la Tierra de mantener una población tan grande, a costa de la explotación masiva de los recursos y su consecuente agotamiento. No quiero entrar demasiado en esto porque es un tema que me quema demasiado, y empezaría a soltaros un discurso bastante intenso que no debería. Pero tened presente que se plantea también esta cuestión, y que simplemente me ha encantado cómo los autores han reflejado igualmente la ambición humana y la necesidad de tomar y apropiarse de lo que se encuentra, que en este caso podría ser su salvación.

Todo esto, así como otras reflexiones que se ven reflejadas en el libro (y que os dejo descubrir a vosotros), están narradas con un estilo muy directo y sencillo, que me resultó muy ameno y de alguna forma fascinante. El humor, el rigor científico y el carácter reflexivo de la novela, confluyen en armonía, y permiten disfrutar de un libro increíble y original cuanto menos. Una lectura fascinante, que me ha permitido viajar a través de múltiples posibilidades y me ha hecho apreciar cada palabra escrita.

En resumen, La Tierra Larga es un fascinante libro de ciencia ficción sí, pero con una carga científica y reflexiva muy importante. Narrado con humor en unos momentos y más seriedad en otros, embauca al lector en un increíble viaje no sólo a través de todas las Tierras, sino también, a través de la humanidad. 

 photo 4nubesmedia.png
*Con la colaboración de Fantascy.

3 comentarios:

  1. Quizás le de una oportunidad

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Pues me llama muchísimo lo más seguro es que lo lea:)
    Me alegra que te gustase.
    Un beso^^

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    De Terry Pratcher he leído solo un libro y no tuve muy buena experiencia, así que lo dejo pasar por ahora.
    Un saludo y gracias por la reseña ^^

    ResponderEliminar

Con tu comentario, el blog crece un poco cada día =).
¡Gracias!